Fiscalidad Bitcoin

22 Mar

En este post vamos a analizar la fiscalidad de las bitcoin o criptomonedas, con la dificultad que entraña puesto que no ha sido regulada expresamente por la legislación española.

¿QUÉ ES BITCÓN?

Según la wikipedia, Bitcoin, también Bitcóin, (signo: ฿; abr.: BTC , XBT), es una criptodivisa descentralizada concebida en 2009 por Satoshi Nakamoto. El término se aplica también al protocolo y a la red P2P que lo sustenta.

Las transacciones en Bitcoin se realizan de forma directa, sin la necesidad de un intermediario. Al contrario de la mayoría de las monedas, Bitcoin no está respaldado por ningún gobierno ni depende de la confianza en ningún emisor central, sino que utiliza un sistema de prueba de trabajo para impedir el doble gasto y alcanzar el consenso entre todos los nodos que integran la red.

A modo de introducción, y al objeto de identificar a las partes, de modo esquemático determinamos quienes pueden ser los intervinientes:

 

INTERVINIENTES:

 

EXCHANGER: Persona o empresa que se dedica a la compra-venta e intercambio de “monedas virtuales” emitidas por diversas organizaciones y empresas, y que son aceptadas en algunos sitios web como medio de pago, percibiendo por sus servicios una comisión.

MINERO: Persona que “crea” criptomonedas, y que los vende a un exchanger o particular a cambio de dinero.

PARTICULAR: Persona física que compra criptomonedas para adquirir bienes y servicios, o para tenerlos en su poder para revenderlos cuando le interese.

EMPRESA: Sociedad, profesional o autónomo que entrega bienes o presta servicios a cambio de criptomonedas.

 

RÉGIMEN JURÍDICO DE LA INTERMEDIACIÓN EN LA COMPRAVENTA DE CRIPTOMONEDAS.

La operación mediante la cual un particular o empresario solicita a una empresa que compre criptomonedas en nombre del primero, tiene la consideración de contrato de mandato, el cual viene definido en el artículo 1709 del Código civil, cuando dice que Por el contrato de mandato se obliga una persona a prestar algún servicio o hacer alguna cosa, por cuenta o encargo de otra.”.

La doctrina entiende que el contrato de mandata consiste en “prestar algún servicio o hacer alguna cosa”, lo cual viene referido a actos jurídicos (como dicen las sentencias del Tribunal Supremo de 27 de noviembre de 1992, 21 de diciembre de 1992 y 26 de marzo de 2007).

El Código de Comercio, en su artículo 244, dice que “Se reputará comisión mercantil el mandato, cuando tenga por objeto un acto u operación de comercio y sea comerciante o agente mediador del comercio el comitente o el comisionista.”.

Una empresa que se dedica a intervenir en el mercado al objeto de que particulares o empresas adquieran o vendan criptomonedas, sería un comisionista, percibiendo una comisión por su labor de intermediación, teniendo el contrato naturaleza mercantil al tratarse de un comerciante.

 

RÉGIMEN FISCAL DE LAS CRIPTOMONEDAS. IMPUESTOS.

 

Como punto de partida, hay que tener en cuenta que la fiscalidad de los criptomonedas es una materia novedosa, que no se encuentra regulada expresamente y respecto de la cual, la Agencia Tributaria no termina de posicionarse claramente a la hora de analizar la fiscalidad aplicable a las transacciones realizadas con Criptomonedas. En este sentido, se ha presentado ante la Dirección General de Tributos una consulta vinculante al objeto de que la agencia tributaria se posicione respecto a la tributación de este medio de pago. Estamos a la espera de contestación por parte de la Agencia Tributaria.

Entendemos que los criptomonedas no tienen la consideración de dinero electrónico, puesto que no está recogido como tal en la Ley 21/2011, de 26 de julio, de dinero electrónico.

Tampoco debe tener la consideración de valor, porque no está recogido en la Ley 24/1988, de 28 de julio, del Mercado de Valores, y no tiene un mercado financiero que lo respalde actualmente.

Repasamos los principales impuestos que pueden estar implicados en los criptomonedas:

 

IMPUESTO SOBRE SOCIEDADES: 

Retenciones:

Respecto a la posibilidad de realizar retención o a efectuar ingresos a cuenta, el apartado 2 del artículo 60 del Reglamento del Impuesto sobre Sociedades aprobado por Real Decreto 1777/2004, de 30 de julio, establece que: «2. No se considerará que una persona o entidad satisface o abona una renta cuando se limite a efectuar una simple mediación de pago, entendiéndose por tal el abono de una cantidad por cuenta y orden de un tercero, excepto que se trate de entidades depositarias de valores extranjeros propiedad de residentes en territorio español o que tengan a su cargo la gestión de cobro de las rentas de dichos valores. Las citadas entidades depositarias deberán practicar la retención correspondiente siempre que tales rentas no hayan soportado retención previa en España». Por tanto, entendemos que no existe obligación de realizar pago a cuenta del Impuesto sobre Sociedades por la mediación en la compraventa de criptomonedas.

 

INTERMEDIARIO EN LA COMPRAVENTA DE CRIPTOMONEDAS.

En la realización de operaciones de intermediación de una empresa en la venta y compra de moneda virtual a clientes, a cambio de percibir o entregar un importe en dinero de curso legal, el cambista deducirá una comisión cifrada en un porcentaje sobre la cuantía de la operación, la cual constituye su beneficio por prestar dicho servicio, dado que el particular lo que efectúa es una operación de compra (o en su caso de venta) de un medio de pago (la moneda virtual), no emitido por el vendedor, que puede consumir mediante su utilización en la adquisición de bienes o servicios.

Únicamente, formarán parte de la base imponible del Impuesto sobre sociedades, los ingresos devengados en cada período impositivo derivados de los servicios prestados en concepto de comisión, tanto en las operaciones de compraventa de moneda virtual como en las operaciones de recarga de tarjetas de crédito virtuales.

En este sentido se pronuncia la Consulta Vinculante V2228-13, de 08 de julio de 2013 de la Subdirección General de Impuestos sobre las Personas Jurídicas, única hasta la fecha que habla sobre las monedas virtuales.

Por su parte, la Consulta Vinculante V2772-13, de 19 de septiembre de 2013 de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo, mantiene que En la medida en que las tarjetas a que se refiere el escrito de consulta no pueden ser consideradas como medios de pago, ya que no son de uso múltiple puesto que únicamente admiten su utilización para el pago de determinados servicios de transporte, se deduce que las comisiones que percibe la entidad contratada por la consultante por la prestación de tales servicios constituyen la contraprestación de operaciones sujetas y no exentas.

Por tanto, entendemos que el intermediario que percibe una comisión por la mediación en operaciones de compra y venta de criptomonedas, debe tributar en el Impuesto sobre Sociedades por el importe de la comisión.

Para poder determinar la base imponible, a los ingresos de la actividad podrá deducir los gastos derivados de la actividad (ejemplo arrendamientos, salarios, suministros…).

 

VENTA DE CRIPTOMONEDAS POR PARTE DE MINEROS.

Otro supuesto sería la venta de criptomonedas por parte de una empresa que se dedique a la obtención de criptomonedas. Si por ejemplo, una empresa tiene su sede social en España, y su objeto social es ser minero (obtiene criptomonedas), por la venta de los mismos debería tributar en el Impuesto sobre Sociedades por el importe total de la venta, puesto que se trata de compraventa de bienes de su objeto social.

 

VENDEDOR O COMPRADOR DE CRIPTOMONEDAS.

La empresa que vende sus productos o presta servicios y cobra por ellos con criptomonedas, deberá tributar en el IS como si cobrase en dinero, pero cuando vende los criptomonedas a cambio de dinero obtendrá una ganancia o pérdida patrimonial en virtud del valor del bitcoin tanto en el momento de la adquisición como en la venta.

Si la empresas se dedica a comprar o vender Bitcoin, debería tributar en el Impuesto sobre Sociedades por el beneficio obtenido por estas ventas.

 

En este punto, sería interesante hacer un repaso a como se debería contabilizar:

Puede ocurrir que la empresa no realice una intermediación en la compraventa de criptomonedas entre partes independientes, sino que puede adquirir las monedas digitales para que formen parte de las existencias de la empresa, o puede ocurrir que las tenga en su activo, y que con la venta se produzca una ganancia o pérdida patrimonial.

INMOVILIZADO.

El Plan General de Contabilidad (PGC) aprobado por el Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre, define como inmovilizaciones intangibles los activos no monetarios sin apariencia física susceptibles de valoración económica (cuarta parte, definición del subgrupo 20). Estos elementos debe ser reconocidos en balance siempre y cuando cumplan los criterios establecidos en el Marco Conceptual de la Contabilidad (MCC) y en las normas de registro y valoración (NRV).

Para su reconocimiento, la NRV 5ª, “inmovilizado intangible” del Plan General Contable, exige que además de cumplir la definición de activo y los criterios de registro contable regulados en el Marco Conceptual de la Contabilidad, se cumpla el criterio de identificabiliad, lo que implica atender a los siguientes requisitos:

1-    Sea separable, o susceptible de ser separado de la empresa y vendido, cedido, entregado para su explotación, arrendado o intercambiado.

ó

2-    Surja de derechos legales o contractuales, con independencia de que tales derechos sean transferibles o separables de la empresa o de otros derechos u obligaciones.

Los activos se definen como “bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa, resultante de sucesos pasados, de los que espera que la empresa obtenga beneficios o rendimientos económicos en el futuro”. Los activos deben reconocerse en el balance, de acuerdo con lo señalado en el apartado 5º del MCC, “cuando sea probable la obtención a partir de los mismos de beneficios o rendimientos económicos en el futuro, y siempre que se puedan valorar con fiabilidad”

 

EXISTENCIAS.

 Las existencias son elementos de un inventario propiedad de la empresa, que forman parte del activo circulante, integrándose en el ciclo de explotación con la finalidad de convertirse en efectivo a través de su venta a los clientes.

Estos bienes, poseídos por la empresa y destinados a su venta en el curso ordinario de la explotación, pueden haber sido adquiridos en el exterior de la empresa u obtenidos a través de un proceso interno de transformación, dando lugar a una larga enumeración de bienes susceptibles de ser incluidos en las existencias, tantos como los que pueden ser vendidos o transformados.

Se establece como criterio dominante para su clasificación “el estado de transformación” en el que se encuentren las existencias.

El Plan General Contable (PGC) dedica a las existencias el grupo 3.

Por tanto, cuando una empresa adquiere o crea criptomonedas al objeto de venderlas a clientes, tendrían consideración de existencias.

Si tienen la consideración de existencias, es decir, cuando la empresa se dedique a la compraventa de criptomonedas, se podría valorar por el método LIFO, FIFO o Precios medios ponderados. Teniendo en cuenta la alta volatilidad de los criptomonedas, podría ser recomendable utilizar el método de precios medios ponderados, para dar una imagen más fiel del patrimonio de la empresa.

 

Entendemos que para mayor claridad, transparencia y para mostrar una mejor imagen fiel de la contabilidad de la empresa, las operaciones realizadas con criptomonedas se deben reflejar en la memoria de la empresa, especificando las valoraciones realizadas y las operaciones llevadas a cabo.

En este sentido es importante destacar que el Instituto de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, organismo dependiente del Ministerio de Economía y Contabilidad, en la consulta realizada por nosotros, con nº de referencia rmr: 38-14 mantiene que los bitcoin que tenga la empresa dentro de su activo, tendrán la consideración de inmovilizado intangible, dentro de los activos no monetarios, sin apariencia física, y susceptibles de valoración económica, por lo que deberán formar parte del balance de la sociedad.

 

IMPUESTO SOBRE EL VALOR AÑADIDO.

Consideramos de importancia el tratamiento que debe tener la compra y venta de criptomonedas en el IVA.

 

INTERMEDIARIO EN COMPRAVENTA DE CRIPTOMONEDAS.

En primer lugar, y respecto a la figura del exchanger, consideramos que su actividad está sujeta y no exenta del IVA.

En este sentido, la Consulta Vinculante V2228-13, de 08 de julio de 2013 de la Subdirección General de Impuestos sobre las Personas Jurídicas, mantiene que “en la medida en que el consultante realizase la ordenación de medios de producción por cuenta propia con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios, tal como ha quedado indicado anteriormente, tendrá la consideración de empresario o profesional a efectos del Impuesto sobre el Valor Añadido y, en consecuencia, las operaciones que realice en el desarrollo de tales actividades empresariales o profesionales estarían sujetas a dicho Impuesto”.

 

Entendemos que no se puede aplicar la exención del artículo 20.1.18.j) de la LIVA, que establece que “Las operaciones de compra, venta o cambio y servicios análogos que tengan por objeto divisas, billetes de banco y monedas que sean medios legales de pago, a excepción de las monedas y billetes de colección y de las piezas de oro, plata y platino”, al no tener la consideración de dinero electrónico en la Ley 21/2011, de 26 de julio, de dinero electrónico.

Respecto a la obligación de emitir factura, hay que atender al Real Decreto 1619/2012, de 30 de noviembre, por el que se aprueba el Reglamento por el que se regulan las obligaciones de facturación, Artículo 2 Obligación de expedir factura que dispone que 1. De acuerdo con el artículo 164.Uno.3.º de la Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido, los empresarios o profesionales están obligados a expedir factura y copia de esta por las entregas de bienes y prestaciones de servicios que realicen en el desarrollo de su actividad, incluidas las no sujetas y las sujetas pero exentas del Impuesto, en los términos establecidos en este Reglamento y sin más excepciones que las previstas en él. Esta obligación incumbe asimismo a los empresarios o profesionales acogidos a los regímenes especiales del Impuesto sobre el Valor Añadido.”

Según la Consulta Vinculante V2772-13, de 19 de septiembre de 2013 de la Subdirección General de Impuestos sobre el Consumo, La interesada deberá emitir factura por las comisiones que reciba en las operaciones de retirada de efectivo de los cajeros automáticos. Las operaciones de carga de efectivo en dichos cajeros son operaciones internas sobre las que no recae el deber de emitir factura.

 

Se permite la emisión de facturas simplificadas en el caso de que la operación no supere 400 €. En todo caso, y respecto al régimen de facturación, existe obligación de identificar el nombre y NIF de los clientes.

En resumen, las operaciones de compra y venta serían las siguientes:

– Las compras de criptomonedas en nombre de particulares quedarán no sujetas al IVA, siempre y cuando el vendedor no tenga la condición de empresario o profesional. Entendemos que si debería tributar en el Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados, tal y como veremos más adelante.

– Las compras de criptomonedas a empresarios o profesionales de España están sujetas a IVA si el vendedor se dedica a ello, por lo que el exchanger podría deducirse el IVA de la adquisición. Si no se dedica a ello, debería abonar el ITP, excepto que sean bienes del inmovilizado, supuesto en el que estaría sujeto a IVA.

– Las compras de criptomonedas a empresarios o profesionales de la Unión Europea están sujetas a IVA, y si está dado de alta en el censo VIES como operador intracomunitario, debería hacer el modelo 349, por lo que la operación estaría exenta.

– Las ventas de criptomonedas y tarjetas de crédito virtual a particulares residentes en la Unión Europea se encuentran sujetas al IVA.

– Las ventas de monedas y tarjetas de crédito virtual a empresas de la Unión Europea inscritas en el censo VIES como operador intracomunitario generaría una operación intracomunitaria que habría que declarar en el modelo 349.

– Las ventas de divisas y tarjetas de crédito virtual a particulares no residentes en la Unión Europea no se encuentran sujetas al Impuesto.

– El régimen de aduanas por la importación de bitcóins desde fuera de la Unión Europea será de aplicación solo cuando se reciban en un soporte tangible, en cuyo caso la empresa debería solicitar un número EORI a Hacienda y, presentar un modelo 031 de carta de pago en la aduana, abonando los aranceles correspondientes. Si se recibe la transferencia a través del sistema del Protocolo, no hay que hacer pago de aduana alguno.

 

Respecto a la Base imponible el Artículo 79 Base imponible. Reglas especiales Ley 37/1992, de 28 de diciembre, del Impuesto sobre el Valor Añadido mantiene queUno. En las operaciones cuya contraprestación no consista en dinero, se considerará como base imponible la que se hubiese acordado en condiciones normales de mercado, en la misma fase de producción o comercialización, entre partes que fuesen independientes.”.

Si un exchanger adquiere a un empresario un bitcoin, estaría sujeta a IVA Artículo 8 LIVA Concepto de entrega de bienes “6.ºLas transmisiones de bienes entre comitente y comisionista que actúe en nombre propio efectuadas en virtud de contratos de comisión de venta o comisión de compra.”

REGLAS DE LOCALIZACIÓN DEL IMPUESTO

La sede de dirección efectiva queda constituida por el lugar donde la actividad empresarial se ejercita de manera efectiva, pudiendo diferir del lugar en el que la sociedad hubiese fijado su domicilio social. Resulta irrelevante si la sociedad se constituyó en el extranjero, con tal que la sede de la dirección efectiva se localice en el territorio del Estado. Este criterio trata de evitar que las empresas se creen una localización “artificial”, constituyéndose en aquellos Estados donde la tributación es menor.

Para poder determinar el lugar de residencia de una empresa se debe conocer el lugar donde se toman las decisiones relevantes para la misma, y someter a la empresa a la tributación de ese país.

La Unión Europea en el ámbito del comercio electrónico ha determinado que las transacciones que se desarrollan de forma íntegra a través de la Red —comercio electrónico directo— serán calificadas como prestación de servicios, mientras que las de comercio electrónico indirecto, serán consideradas como entregas de bienes.

Un problema vinculado a la aplicación del IVA y a la calificación de las operaciones es el de determinar el lugar de realización de las mismas. La regla general para establecer el lugar de realización del hecho imponible varía según se trate de una entrega de bienes o una prestación de servicios. En las entregas de bienes la regla a seguir es la tributación en destino, mientras que para la prestación de servicios se sigue el principio de tributación en origen.

Para evitar que las personas físicas que desarrollan actividades comerciales electrónicas, ya sean compradores o vendedores, busquen realizar la compra o instalarse en aquella jurisdicción que les ofrece un mejor trato fiscal, la normativa de los distintos Estados han creado normativas anti-paraísos, para evitar el traslado de forma ficticia de sus ciudadanos hacía esos territorios, de tal forma que los contribuyentes de una jurisdicción fiscal no calificada como tal, que opten por trasladarse a un territorio de nula o baja tributación tendrán que demostrar su residencia en el mismo, y estarán sujetos a tributación en su país de origen durante un periodo de tiempo después del cambio de residencia.

En cuanto a la localización del servicio, si el destinatario es un empresario cuya sede de actividad económica o establecimiento permanente se encuentra en territorio español (con la excepción de Canarias, Ceuta y Melilla) la prestación de servicios se entiende realizada en el Territorio de aplicación del impuesto con independencia de dónde se encuentre establecido el prestador del servicio.

Por su parte, el artículo 70. Uno. 4º de la ley de IVA determina la localización del servicio cuando el destinatario no actúa en el ejercicio de una actividad empresarial o profesional (es un particular). De acuerdo con el citado artículo, estos servicios se entienden localizados en el TAI cuando se den las siguientes circunstancias:

  1. El servicio se presta desde una sede de actividad o establecimiento permanente situado fuera de la Comunidad.
  2. El destinatario no sea empresario y se encuentre establecido o tenga si domicilio o residencia habitual en el Territorio de aplicación del Impuesto. Se entiende producida esta circunstancia cuando el pago del servicio se realice con cargo a cuentas abiertas en establecimientos de entidades de crédito ubicadas en el TAI.

Sin embargo, y respecto a la localización de prestaciones de servicios a particulares a través de medios electrónicos sufrirá un importante cambio en 2015. La Directiva 2008/8, de 12 de febrero, modificó la Directiva del Impuesto en relación con el lugar de realización de las prestaciones de servicios, y entrará en vigor el 1 de enero de 2015.

Los servicios, cuando se presten a quienes no tengan la consideración de empresarios o profesionales (consumidores finales) domiciliados en la UE pasarán a tributar en el lugar en el que radique su establecimiento, domicilio o residencia habitual y no, como ahora, en la sede de establecimiento del prestador del servicio cuando éste radica también en la Unión. Se igualan así las reglas de localización de los servicios prestados por empresarios comunitarios a las aplicables hoy en día a los prestados por no comunitarios.

Los prestadores (radicados en la UE) quedarán obligados a ingresar el impuesto devengado y a repercutirlo a sus clientes en cada uno de los Estados miembros en los que presten servicios a consumidores finales.

A fin de simplificar la gestión de las autoliquidaciones, se establecerá el mecanismo que se ha dado en llamar de “Mini Ventanilla Única” por mor del cual la declaración del impuesto a ingresar en cada Administración se gestionará exclusivamente a través de la Administración Fiscal del lugar de establecimiento del prestador.

 

IMPUESTO SOBRE TRANSMISIONES PATRIMONIALES.

La empresa o particular que adquiere de un particular un bitcoin debe tributar por el ITP. Necesidad de que exista un contrato (privado o notarial). El tipo es del 4% en la comunidad de Madrid.

Se encuentra regulado en el Real Decreto Legislativo 1/1993, de 24 de septiembre, por el que se aprueba el Texto Refundido de la Ley del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados.

Artículo 7. 1. “Son transmisiones patrimoniales sujetas

  • A)      Las transmisiones onerosas por actos «inter vivos» de toda clase de bienes      y derechos que integren el patrimonio de las personas físicas o jurídicas.”     

Respecto al Sujeto pasivo, el artículo 8 dispone que Estará obligado al pago del Impuesto a título de contribuyente, y cualesquiera que sean las estipulaciones establecidas por las partes en contrario:

  • a)      En las transmisiones de bienes y derechos de toda clase, el que los adquiere.” 

Para determinar si existe alguna exención el artículo 45 B) dice que “Estarán exentas: Las entregas de dinero que constituyan el precio de bienes o se verifiquen en pago de servicios personales, de créditos o indemnizaciones.”

Entendemos que, puesto que las Criptomonedas no son dinero, que la transmisión de Criptomonedas están sujetas y no exentas del ITP, debiendo liquidar el impuesto el adquirente en el plazo de 30 días.

IMPUESTO SOBRE LA RENTA DE LAS PERSONAS FÍSICAS.

La venta de bitcóin por parte de particulares genera en el particular una ganancia o pérdida patrimonial que debe integrar en su declaración de la renta del año.

Las ganancias derivadas de la transmisión de elementos patrimoniales (ganancias patrimoniales) tributaban integrándose en la base imponible del ahorro del esquema del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), al tipo fijo del 21% para los primeros 6.000 euros, sube al 25% si las plusvalías están entre 6.000 euros y 24.000 euros y llega a ser del 27% a partir de plusvalías superiores a 24.000 euros, siempre que su periodo de generación sea superior a un año.

Si las ganancias se han generado en un periodo de hasta un año se integrarán en la base imponible general, sumándolas, entre otras, a los rendimientos del trabajo y aplicando el tipo marginal del contribuyente, que puede oscilar entre el 24,75% y el 52%.

 

 

Anuncios

5 comentarios to “Fiscalidad Bitcoin”

  1. Federico 26 marzo, 2014 a 3:57 pm #

    Muchas gracias por el excelente artículo. No entiendo sin embargo por qué interpretáis que:
    “Las compras de criptomonedas a empresarios o profesionales de España están sujetas a IVA si el vendedor se dedica a ello”.

    ¿En qué aspecto de la Ley del IVA os fundamentáis? A mi entender, las criptomonedas no están sujetas a IVA ya que no son un bien corporal (art. 8.uno), ni son un derecho de explotación (art. 8.dos.3º-6º), ni son software o productos informáticos (menos aún entregado en soporte físico) (arts.8.dos.7º y 11.16º)

    Muchas gracias.

    • Diké Abogados 1 abril, 2014 a 12:24 pm #

      Buenas tardes Federico.

      Muchas gracias por el comentario respecto al artículo de fiscalidad de bitcoins.
      Efectivamente se trata de un tema controvertido, puesto que no existe una normativa de aplicación directa. Estamos a la espera de que la Dirección General de Tributos se pronuncie expresamente sobre el asunto. Mientras tanto, y en una interpretación de la normativa actual consideramos que cuando se trate de un producto normalizado y se suministre mediante soporte material, nos encontraremos con una entrega de bienes y cuando falte alguno de estos elementos la operación será una prestación de servicios.
      En los supuestos que el bitcoin no tenga la consideración de entrega de bienes, por no estar normalizado o por falta de soporte material, se tratará de una prestación de servicios.
      Entendemos que podría tener encaje en el artículo 11.16 de la LIVA.
      Además hay que tener en cuenta que en el artículo se dice que la operación es realizada por empresarios o profesionales en el ejercicio de la actividad, por lo que cumple con los requisitos del artículo 4 y 5 de la LIVA.
      Además el Artículo 70.3. 4.º de la Ley de IVA dispone “Servicios prestados por vía electrónica: aquellos servicios que consistan en la transmisión enviada inicialmente y recibida en destino por medio de equipos de procesamiento, incluida la compresión numérica y el almacenamiento de datos, y enteramente transmitida, transportada y recibida por cable, radio, sistema óptico u otros medios electrónicos y, entre otros, los siguientes:
      o a) El suministro y alojamiento de sitios informáticos.
      o b) El mantenimiento a distancia de programas y de equipos.
      o c) El suministro de programas y su actualización.
      o d) El suministro de imágenes, texto, información y la puesta a disposición de bases de datos.
      o e) El suministro de música, películas, juegos, incluidos los de azar o de dinero, y de emisiones y manifestaciones políticas, culturales, artísticas, deportivas, científicas o de ocio.
      o f) El suministro de enseñanza a distancia.”
      No veo que Hacienda interprete que una empresa que se dedica a la compraventa de bitcoin, y obtenga un beneficio económico por ello considere que esté no sujeta de IVA, pero se trata de una opinión personal.
      Esperaremos acontecimientos por parte de Hacienda.

      Un saludo.

Trackbacks/Pingbacks

  1. La compra de bitcoin debería estar exenta de IVA en España | mercabitcoin.com - 2 abril, 2014

    […] leí un excelente artículo sobre la fiscalidad de bitcoin en el blog de Diké Abogados cuya lectura recomiendo a todo […]

  2. Bitcoins: fiscalidad e impuestos que deberás pagar - 26 noviembre, 2014

    […] Si has vendido tus Bitcoins deberás pagar impuestos por ellos en la declaración de la renta, como explican desde Diké Abogados. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: